El Museo Nivola presenta: "Pedro Reyes. Zero Armi Nucleari"
Museo Nivola, Orani, 24 Septiembre 2021 – 22 Febrero 2022. Curada por Giuliana Altea, Antonella Camarda, Luca Cheri

El Museo Nivola se complace en presentar a Pedro Reyes. Zero Armi Nucleari, la primera exposición individual del artista mexicano en una institución italiana. La exposición presenta los desarrollos de la campaña Zero Nukes, lanzada por el artista en colaboración con numerosas instituciones y personalidades del mundo del arte y la ciencia, para llamar la atención del público sobre la amenaza nuclear y presionar a los gobiernos para que reduzcan la producción. y perseguir el desarme. Zero Nukes (2020) es una escultura hinchable creada en el marco del proyecto Amnesia Atómica, impulsado por Bulletin of the Atomic Scientists, una asociación sin ánimo de lucro creada hace más de 70 años, a raíz de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, para difundir la conciencia relacionada con las tecnologías que son potencialmente letales para la humanidad. La caída del Muro de Berlín en 1989 fue seguida por décadas de desatención y “amnesia colectiva”. Sin embargo, la amenaza nuclear nunca ha desaparecido realmente y, con la invasión rusa de Ucrania, ha vuelto al centro de la preocupación mundial. El proyecto de Reyes está vinculado, incluso iconográficamente, a las imágenes y símbolos utilizados en el siglo XX por grupos de activistas y organizaciones que abogan por el desarme, como el Boletín y la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN). Reyes se enfoca en el “Cero” como elemento gráfico, visual y conceptual común a todos los lenguajes, utilizado como símbolo de unidad global por la única causa universalmente aceptable: evitar la destrucción de la vida en la tierra. También se inspiró en el icónico Reloj del Juicio Final del Boletín de los Científicos Atómicos, creado en 1947 por el paisajista Martyl Langsdorf (1917 – 2013), esposa del físico y miembro fundador del Boletín Alexander Langsdorf. El reloj se ha convertido en un indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo a la catástrofe causada por las armas nucleares, el cambio climático y las tecnologías disruptivas. En la exposición se muestra en forma de cartel luminoso y se fija en 100 segundos a medianoche según cálculos científicos: el punto más cercano al apocalipsis desde su creación al final de la Segunda Guerra Mundial. El eslogan “Zero Nukes”, traducido a una gran variedad de idiomas, se presenta en carteles de protesta pintados a mano, desdibujando la línea entre el arte y el activismo. La referencia es a la protesta mundial contra la carrera armamentista iniciada en 1958, que durante treinta años de resistencia masiva, desde la década de 1960 hasta la de 1980, empujó a los gobiernos a reducir drásticamente los arsenales nucleares. La exhibición incluye prendas de protesta producidas por la diseñadora mexicana Carla Fernández que fueron utilizadas en la performance de la compañía de danza Nohboards, elemento que reafirma el esfuerzo colaborativo por el desarme global.

El movimiento popular también es recordado a través de un mural fotográfico creado en colaboración con la Campaña por el Desarme Nuclear (CND) a partir de imágenes de archivo relacionadas con esa movilización mundial. En los carteles es recurrente el símbolo de la paz, utilizado hoy en día en todo contexto pacifista, pero originalmente concebido como símbolo de oposición a las armas nucleares. De hecho, fue creado por el diseñador y activista Gerald Holtom en 1958, reelaborando el lenguaje de semáforos para indicar las letras N y D: Desarme nuclear. El símbolo también aparece en Stockpile, una escultura formada por globos con forma de misil, firmada y numerada, que hacen referencia a las 12.705 ojivas nucleares existentes en el mundo. Se entregarán varios globos de edición limitada al público a cambio de una publicación en las redes sociales, invitando al público a desmantelar simbólicamente las reservas nucleares globales, mientras se llama la atención sobre las amenazas nucleares. Reyes también se inspira en el símbolo de la paloma, de origen bíblico (la paloma que regresa al arca de Noé, después del Diluvio, llevando una rama de olivo, signo de la presencia del continente y de la paz renovada entre Dios y los humanos) pero a lo largo de los siglos se ha convertido en un emblema secular y universal. En particular, Reyes hace referencia a la escultura Hombre de Paz de Costantino Nivola, creada por el artista sardo en 1968 para la Ruta de la Amistad, un conjunto monumental compuesto por 19 esculturas de artistas internacionales llamados a colaborar con motivo de los Juegos Olímpicos. de la Ciudad de México. Ubicada a poca distancia de las Torres de Los Vientos de Gonzalo Fonseca, construidas en la misma ocasión y transformadas por Reyes en un espacio artístico independiente entre 1996 y 2002, la escultura de Nivola ha sido una presencia importante a lo largo de los años tanto desde el punto de vista conceptual como estilístico. . El espíritu del Hombre de Paz, con el brazo en alto “en señal de protesta y advertencia contra la maldad de los gobiernos bélicos”, como escribió Nivola, revive en una gran escultura de madera de Reyes, con formas andróginas y levantando al cielo una mano de paloma. : un homenaje a Nivola así como a aquellos artistas, desde Picasso hasta Le Corbusier y Niemeyer, que se midieron con este símbolo tan simple como poderoso. En el antiguo lavadero de Orani, ahora sede de las exposiciones temporales del Museo Nivola, el hongo atómico y la mano-paloma contrastan como símbolos de los miedos y esperanzas de la humanidad.